Piel seca o piel deshidratada. ¿Cuál tengo yo?

23 de agosto de 2021

IMG_6857_1

La piel seca y la piel deshidratada presentan síntomas muy similares por eso es que a veces es difícil distinguirlas. En ambos casos, la piel puede sentirse tirante y sensible.

Sin embargo, la piel deshidratada puede verse apagada y es más fácil que se marquen las líneas de expresión. Mientras que la piel seca tiende a presentar descamación y picazón.

Aún así, ¿no logras distinguirlas en tu propia piel? Existe una pregunta que te puedes hacer para eliminar cualquier duda.

¿Sientes tu piel seca por temporadas? Es decir, ¿la resequedad aparece por temporadas o en momentos específicos?

Si la respuesta es si, quiere decir que tu piel está deshidratada. Tu tipo de piel seria grasa, mixta o normal (como se presente en aquellas temporadas en que tu piel no se reseca) pero ante ciertos estímulos o eventos específicos tiende a deshidratarse. Si, hasta la piel grasa puede deshidratarse.

El tema con la piel seca es que carece de componentes grasos y la piel deshidratada no logra retener agua. Es importante entender esto e identificarlas en nuestra piel para poder adaptar nuestra rutina de skincare, así como, nuestra dieta, y darle a la piel lo que necesita. Por ejemplo, una piel seca necesitará productos que tengan más contenido de aceites naturales, que nutran la piel. Una mascarilla hidratante 1 o 2 veces por semana ayuda mucho. Una piel deshidratada necesitará productos que tengan insumos con alto contenido en agua. La ingesta de agua debe ser mayor durante este tiempo (sea en líquidos y/o alimentos).

La rutina de cuidado de la piel debe ser lo suficientemente flexible en el tiempo porque nuestra piel puede cambiar a través de los años o incluso en meses. Debemos siempre estar [email protected] a cualquier cambio de nuestra piel para modificar la rutina según lo que necesita.

Si te gustó este artículo, compártelo. Cuando te quieres, te cuidas.

Abrir chat